«Colombres Garmendia esta chiflado»

Así lo manifestó el legislador Ariel García sobre las declaraciones del legislador del Pro, además tendría que hacer algún tratamiento sicológico para cuidar su salud, en democracia, todas las críticas son válidas. Lo que no corresponde es hacer proyecciones psicológicas sobre los demás. El legislador Colombres Garmendia imputa a los demás de su propia condición: él es, y siempre lo ha sido, la mano de obra barata de los que vienen a llevarse el dinero de los tucumanos.
Antes de ser legislador, Colombres Garmendia trabajaba en un estudio jurídico dedicado a ejecutar judicialmente a los tucumanos por deudas que reclamaban los franceses que habían explotado el servicio de agua y cloacas de Tucumán, entregando agua marrón contaminada en todos los hogares. Por eso me parece lógico que él defienda el acuerdo del Mercosur con la Unión Europea que promueve su nuevo patrón, Macri, y que va a beneficiar a los europeos y no a los tucumanos. El legislador no sólo se siente identificado con los saqueadores de la riqueza tucumana: además, se debe sentir reivindicado. Mal de muchos es, en este caso, consuelo de cipayos. Así que lo de Colombres Garmendia no me parece incoherente, pero sí me resulta completamente desleal para con el pueblo. Como ha sido toda la carrera profesional de este personaje.
Colombres Garmendia, entre otros pilla sueldos, me critica porque tiene que justificar de alguna manera genuflexa a su patrón Macri, que ha empeorado las condiciones de vida de todos los habitantes de esta provincia y, en general, de todo el país. Yo sólo defiendo al pueblo tucumano. No tengo que andar tapando las miserias ni del macrismo ni del kirchnerismo. Por eso soy candidato a diputado por el frente que conduce Roberto Lavagna, el hombre que cuando estuvo a cargo de la política económica de la Argentina, hizo que el país creciera económicamente, mejoró los indicadores sociales, suprimió el déficit y tuvo una cotización del peso respecto del dólar que era sumamente competitiva.
El acuerdo que promueve el macrismo es para la pampa húmeda. Ellos van a ver mañana los beneficios de exportación. Nosotros los tucumanos, en cambio, vamos a ver los costos. A cambio nos mienten que “en una segunda etapa” llegarán beneficios para el azúcar y el bioetanol. Ya estoy harto de que, en la historia de este país, Tucumán sea la variable de ajuste de los gobiernos del centralismo porteño y bonaerense. No quiero que le sigan vendiendo futuro a los tucumanos: quiero un mejor presente ahora.
En estas elecciones hay tres opciones: los representantes de Macri, los representantes de Cristina y los que, como yo, queremos ser representantes de los tucumanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *